lunes, 24 de febrero de 2014

Conciencias



Hay gente a la que le asustan
los fantasmas, las tormentas,
los perros, los dentistas,
la oscuridad, las ratas,
los aviones, Hacienda,
la sangre, los extraterrestres,
las serpientes, la muerte
o simplemente su suegra.
Yo, por el momento,
solo temo a mi conciencia
porque como una sombra
permanece siempre ahí,
silenciosa, vigilante.
Se acomoda junto a mí
como un loro en el hombro del pirata
o revolotea alrededor
como una cansina mosca cojonera.
No me quita el ojo de encima.
Examina, juzga, dictamina
sin posibilidad de que me defienda
ni alegue atenuantes.
Puedo sentirla, incluso olerla.
Por mucho que intente despistarla
solo desaparece unos segundos;
vuelve enseguida, sigue al acecho,
no me la quito de encima
ni con agua hirviendo.
Por eso no puedo entender
a todos esos politicastros,
ladrones de dinero,
de vidas y de esperanzas.
No comprendo cómo pueden
dormir plácidamente
mientras se dedican a destruir
los sueños del pueblo.
¿Acaso vendieron sus conciencias?
¿Acaso las asesinaron?
Apuesto que, para dar ejemplo,
dado que más que útiles
eran un jodido incordio
pues replicaban y no eran rentables,
decidieron despedirlas
sin indemnización, ni subsidio,
ni referencias, ni puñetas.
Despedidas y a la calle,
que se busquen la vida
o que se mueran.
Pero esos inconscientes
son tan atrevidos,
y a la vez tan ignorantes,
que no cuentan
con que las conciencias
ni se crean ni se destruyen,
solo se transforman.
Y llegará el día,
más pronto que tarde,
en el que abran el armario
y sus propios Dorian Grays
acabarán con ellos,
y mostrarán al mundo
los depravados rostros
de unos canallas inhumanos.


7 comentarios:

  1. Wow, acojona la voz, esa voz que esta más cuerda, más loca, más todo, porque es la sombra, el otro lado de cada uno, es el contrapunto necesario para no creernos dioses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pernando, lo has definido impecablemente, amigo. El contrapunto necesario y a veces, hasta suficiente. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente reflexión. Si que tienen conciencia, pero política, perversamente maleable y lo peor, lo peor, es que lo pagamos todos. Muy bueno Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conciencias pues de comprar y vender, David. Ni más ni menos. Ya lo dijo el genial Groucho Marx en una de sus películas: "Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros". Un abrazo y gracias por pasar.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Excelente reflexión en poema, Rafa. No escribís nada que pueda ser pasado por alto, compañero! Te felicito por hacernos pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, princesa. Yo me felicito de tener amigos tan magníficos como vosotros, que solo veis el lado positivo de mis textos. Un gran abrazo, Lidy.

      Eliminar